Custom Search Control
web
Suscrbete a las noticias de Kapricho del Sur
Suscrbete a los comentarios de Kapricho del Sur

El Flamenco opta a ser Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

15 de septiembre de 2009
El patrimonio cultural no se limita a sus manifestaciones tangibles, como los monumentos y los objetos que se han preservado a través del tiempo. También abarca las que innumerables grupos y comunidades de todo el mundo han recibido de sus antepasados y transmiten a sus descendientes, a menudo de manera oral.

Un amplio trabajo de investigación realizado por la UNESCO sobre las funciones y los valores de las expresiones culturales, así como de los monumentos y los sitios, ha abierto la vía a nuevos enfoques de la comprensión, la protección y el respeto al patrimonio cultural de la humanidad. Este patrimonio vivo, llamado inmaterial, confiere a cada uno de sus depositarios un sentimiento de identidad y de continuidad, puesto que se lo apropian y lo recrean constantemente.

Andalucía intentará por segunda vez que la Unesco declare el flamenco Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura rechazó en 2005 que el flamenco obtuviera esta denominación.


La consejera de Cultura, Rosa Torres, informó ayer en el Parlamento de Andalucía sobre los primeros trámites llevados a cabo por el Gobierno andaluz para presentar la candidatura del flamenco ante la Unesco. Torres prevé que el proceso "durará entre un año y un año y medio". Los grupos políticos del Parlamento de Andalucía presentarán hoy una proposición no de ley en apoyo a la candidatura.

Este año se ha eliminado el límite de candidaturas que un Estado puede presentar. Además del flamenco, otras manifestaciones culturales españolas intentarán obtener la distinción de la Unesco. Se trata de los Patios de Córdoba, los castells de Cataluña y el canto medieval mallorquín de La Sibil·la.

En 2005, un jurado internacional nombrado por la Unesco acordó en París conceder la categoría de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad a la fiesta popular de la Patum, que cada año se celebra en la localidad catalana de Berga entre el día del Corpus y el domingo siguiente.

Otras 42 fiestas, procesiones o tradiciones se hicieron acreedoras a esa denominación. Entre ellas figuran el teatro japonés kabuki, los relatos populares palestinos hikaye y las representaciones con máscaras de los makishi en Zambia. El flamenco y la música andalusí, que presentaban una candidatura conjunta, y la tradición oral galaico-portuguesa no lograron su objetivo.

Torres señaló que, en aquella ocasión, "se reconocieron de forma prioritaria manifestaciones de carácter inmaterial en riesgo de desaparición en el seno de comunidades reducidas o minoritarias, aspecto éste que no cuadraba con la realidad viva, dinámica y creativa del flamenco". "Una vez aprobada en París la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, que sustituye al Programa de Obras Maestras, se abrieron las puertas de un nuevo formato en el que ahora el flamenco sí tiene perfecta cabida", comentó Torres.

La candidatura del flamenco se "basa íntegramente" en los criterios de este nuevo formato. Además, cuenta con el consenso de las comunidades autónomas de Extremadura y Murcia, donde el flamenco tiene raíces significativas. La candidatura ha recibido más de 300 cartas de adhesión de colectivos y artistas flamencos. Torres animó al resto de profesionales del flamenco a mostrar su apoyo a esta iniciativa.

De momento, la propuesta cuenta con el respaldo del Ministerio de Cultura. La embajadora-representante permanente de España ante la Unesco, María Jesús San Segundo, presentó la candidatura del flamenco el pasado 27 de agosto.

Participa en la encuesta de kapricho del sur y elige si el flamenco debe ser un Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.


Sitio Web del Patrimonio Cultural Inmaterial