Custom Search Control
web
Suscrbete a las noticias de Kapricho del Sur
Suscrbete a los comentarios de Kapricho del Sur
No podía faltar en este 30 aniversario del gran Festival de la Guitarra de Córdoba el mejor guitarrista flamenco del mundo: Paco de Lucía. Que me perdonen los guitarristas Niño Ricardo, Manolo Sanlúcar, Diego del Gastor, Vicente Amigo, Tomatito (estos dos últimos estuvieron presentes en dicho concierto), y muchos más no menos importantes, si digo que Paco de Lucía es el mejor guitarrista flamenco del mundo, pero es que el sábado 24 de julio volvió a demostrarlo delante de más de 4.500 espectadores que abarrotaron el Teatro de la Axerquía.

Fue una noche espléndida: luna llena, el mejor flamenco y un gran público que vibró con el espectáculo que había en el escenario, aunque también hay que decir que hizo un 'poquito' de calor, pero eso es normal en estas fechas en Córdoba.

Todo vendido, y las entradas que salieron en taquilla volaron. Pocas veces el Teatro de la Axerquía ha estado tan abarrotado como la noche del sábado. No cabía ni un alfiler. Había gente sentada hasta en las escaleras de acceso al graderío. Y todo para escuchar al maestro, que supo recordar durante su actuación –que duró dos horas y media- por qué su trayectoria profesional ha sido reconocida con la entrega de importantes galardones, entre ellos la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, el Premio Nacional de Guitarra del Concurso de Arte Flamenco de Córdoba o el Doctor Honoris Causa por el Berklee College of Boston. Paco de Lucía, que cuenta ya 63 años, puso sobre las tablas la experiencia acumulada para demostrar por qué la crítica le reconoce como grande entre los grandes.

Desde aquí queremos hacer un llamamiento a la organizadora del concierto para que otro año numeren las localidades y así, no tengamos que sufrir largas colas y empujones en la entrada del concierto por pillar el mejor sitio. Así evitamos cosas como lo ocurrido en Duisburg (Alemania) este fin de semana.

Sobre el escenario le acompañaban Farruco, al baile; Antonio Sánchez, como segunda guitarra; los cantaores David Maldonado y Duquende; Piraña, a la percusión; Antonio Serrano, a la armónica (tuvo una actuación muy buena y el público se lo hizo saber constantemente con sus aplausos); y Alain Pérez, al bajo. El cante, el baile y el toque se entremezclaron a lo largo de la noche en un espectáculo en el que la calidad y el duende conectaron con todos los presentes. Entre el público, colegas como Vicente Amigo y Tomatito, y hasta el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, acompañado del teniente de alcalde de Cultura, Rafael Blanco, y una amplia comitiva.

Durante el espectáculo, Paco de Lucía ha realizado un repaso por los temas que lo encumbraron a la fama, desde la soleá Antonia, del disco Cositas Buenas (2004) con la que comenzó el concierto, hasta su conocida rumba 'Entre dos aguas', que permaneció durante 20 semanas en la lista de éxitos españoles. Pero se hizo de rogar. El guitarrista algecireño la tocó casi al final, después de que tuviera que volver a salir a escena aclamado por un público insaciable de todas las edades. El broche final a una noche donde el genio y la maestría de Paco de Lucía superaron con creces las previsiones lo puso el hijo del bailaor Farruco, "El Carpeta", quien emulando a su padre se marcó unos bailes.


A continuación os mostramos algunos vídeos del mismo espectáculo en otras ciudades europeas:














Algunas fotos del concierto: