Custom Search Control
web
Suscrbete a las noticias de Kapricho del Sur
Suscrbete a los comentarios de Kapricho del Sur

Enrique Morente, en estado de muerte cerebral

13 de diciembre de 2010
13 Dic. (EUROPA PRESS) -


La familia Morente ha hecho público, a través de un comunicado que, según las últimas informaciones médicas, Enrique Morente se encuentra actualmente en estado de muerte cerebral, aunque

"conserva sus constantes vitales".

La familia desea dar a conocer, igualmente, que hasta el pasado sábado día 11 no tuvo constancia de que el estado de Enrique Morente era el de un coma profundo, como consecuencia directa de la operación realizada, con carácter de urgencia, en la madrugada del día 6, por el doctor Enrique Moreno, el anestesista doctor Rubio y su equipo médico, en la clínica La Luz de Madrid, en cuya Unidad de Cuidados Intensivos (U.C.I.) ha permanecido ingresado en los últimos días.

Por último, la familia quiere reiterar su "sincera gratitud" hacia todas las personas que en estos difíciles momentos les han trasladado "su afecto y cariño a la figura de Enrique Morente". Además, adelantan que "cualquier cambio en la evolución del paciente será notificada oportunamente" y que confían "plenamente en los designios de Dios".


¿Qué es la muerte cerebral?

La muerte cerebral, también llamada muerte encefálica, se define como el cese completo e irreversible de la actividad cerebral o encefálica. La aparente ausencia de función cerebral no es suficiente, se requieren pruebas de esta irreversibilidad.

Tradicionalmente se ha definido la muerte como el cese de todas las funciones corporales, inclusive la respiración y el latido cardíaco, pero dado que ha sido posible revivir a algunas personas después de un periodo de tiempo sin respiración, actividad cardíaca o cualquier otro signo visible de vida, así como mantener la actividad respiratoria y el flujo sanguíneo artificialmente, se hizo necesaria una mejor definición de la muerte, surgiendo durante las últimas décadas el concepto de muerte cerebral o muerte encefálica. Según este criterio, se puede declarar clínicamente muerta a una persona aún si permanece con actividad cardiaca y ventilatoria gracias al soporte artificial en una unidad de Cuidados Intensivos. La muerte encefálica implica el cese irreversible de la actividad vital de todo el encéfalo incluido el tallo cerebral (estructura más baja del encéfalo encargada de la gran mayoría de las funciones vitales), comprobada mediante protocolos clínicos neurológicos bien definidos y soportada por pruebas especializadas.