Custom Search Control
web
Suscrbete a las noticias de Kapricho del Sur
Suscrbete a los comentarios de Kapricho del Sur

Las gañanías en el origen del flamenco

28 de marzo de 2011
Las gañanías son los espacios que se habilitaban en los cortijos para que los campesinos o gañanes durmieran. Además, aquí se pasaba gran parte del escaso tiempo libre que tenían estos gañanes, así, además de dormir, se come, se cuenta, se hacen labores artesanas, se canta,…

De hecho, el flamenco va a tener una relación muy estrecha con la gañanía, porque este cante se va a convertir en un instrumento de diversión, de desahogo y de reivindicación en ese contexto jornalero. Mintz lo cuenta de esta forma en Los anarquistas de Casas Viejas “ … Si las tierras a trabajar estaban lejos, los hombres permanecían en el lugar de trabajo y dormían en las gañanías, en las que cabían unas treinta personas. Trabajaban entonces por espacio de diez días, volviendo a su hogar en la tarde del décimo día para cambiarse de ropa y regresar al campo a la mañana siguiente…

En las gañanías, los trabajadores continuaban sus labores después de anochecer a la luz de luna lámpara de aceite, tejiendo cestos de hojas de palmera para guardar el grano trillado. Por la noche dormían en colchones de paja. Las gañanías tenían muy mala ventilación… A los trabajadores se les llamaban gañanes, por lo que chisteaban: “Eso es porque siempre estamos engañados”

La hermosa fotografía es de Jerome R. Mintz, una de las doscientas que saldrán publicadas en el libro “Coplas de carnaval y sociedad gaditana”



Un artículo que me ha parecido muy bueno es el que cuentan en la web http://historiacasasviejas.blogspot.com trata de como un nieto habla de su abuelo que había sido un gañan. A continuación podemos leer dicho artículo:

Como todo nieto que se precie en mi infancia mis abuelos eran los mejores del mundo. Mi abuelo por parte de padre era pequeño propietario y murió en la guerra civil, porque “sabía leer y le gustaba la cultura”, lo mataron los nacionales, no sabemos aún donde reposan sus restos.
El otro abuelo, por parte de madre, era gañán. Yo no sabía muy bien lo que era eso, pero debía ser algo bueno, porque trabajaba en la casa de un señorito con muchas tierras y por su fidelidad había conseguido que “en los años del hambre en su casa no faltará casi de nada”. Además, cuando íbamos a coger aceituna a jornal o a cuenta a los Cortijuelos (salvando las distancia como las Lomas aquí) había una cuesta que la llamaban el “pecho bellota”, era tan empinada que nadie la podía arar salvo mi abuelo por eso llevaba ese mote.
León Felipe decía:
"¡Qué lástima que yo no tenga
un abuelo que ganara una batalla, 
retratado con una mano cruzada en el pecho,
y la otra en el puño de la espada!" 

Yo tampoco tenía un abuelo que hubiera ganado una batalla, pero mi abuelo era gañan y tenía una cuesta muy pendiente con su nombre. Del otro se hablaba poco de él cuando yo era niño, al menos, delante de mí. Eso de gañán tenía que ser una cosa importante. Luego estudie historia y continúe sin saber muy bien que era eso de los gañanes y las gañanías. Cuando llegué a Casas Viejas leí muchas veces el azulejo que luego ser perdió y se reencontró, del monolito que estaba en la Alameda:
¡Jornaleros!
/España, loma a loma,/ 
es de gañanes, pobres y braceros./
¡No permitáis que el rico se lo coma!/
¡Jornaleros!

No casaba del todo con el concepto de gañán que yo tenía de mi abuelo Antonio Bellota. Me di cuenta de cómo los hijos tendemos a encumbrar a los padres cuando leí el libro de Mintz sobre Los anarquistas de Casas Viejas.

Las gañanías son los lugares que se habilitaban en los cortijos para que los campesinos o jornaleros durmieran. Por tanto, los gañanes son los que duermen en la gañanía. Además, aquí pasaban gran parte del escaso tiempo libre que tenían estos gañanes, así, además de dormir, comían, contaban historias y leyendas, se hacen labores artesanas, se canta,… De hecho, el flamenco va a tener una relación muy estrecha con la gañanía, porque este cante se va a convertir en un instrumento de diversión, de desahogo y de reivindicación en ese contexto jornalero.

Fuente: http://historiacasasviejas.blogspot.com